29/04/2021

Google, nuevo competidor en la carrera por las stories

Desde su implantación, las historias o stories se han convertido a lo largo de los años en una de las mejores vías para compartir contenido de manera directa, rápida y, en la mayoría de las ocasiones (pero fallando en muchas otras), original. Desde su creación a través de Snapchat en el año 2011, muchas plataformas han intentado imitar este modelo de contenido audiovisual breve (24 horas de duración tras su publicación para posteriormente desaparecer automáticamente), con el fin de permitir a los usuarios compartir mensajes o momentos con el resto de sus seguidores.

Otras plataformas decidieron implantar este formato en su algoritmo, a expensas de trasladar el éxito que generaba entre los usuarios de redes sociales. Un éxito descomunal constatado en algunas (Instagram Stories obtiene más de 250 millones de usuarios activos mensuales) o con dudosa aceptación en otras (¿Alguien usa Facebook o WhatsApp Stories?).

No es de extrañar, ya que estas publicaciones de corta duración, pero gran alcance, consiguen fidelizar seguidores mediante contenidos frecuentes y breves para conseguir un mayor engagement e interacción.

Por este motivo, no sorprende que Google, el motor de búsqueda más utilizado por excelencia, haya decidido subirse al carro de las stories anunciando las Google Web Stories. Pero ¿en qué consisten? Este modelo supone la apuesta de Google para que las grandes compañías y medios se animen a contar sus historias a través de este formato. Implican una evolución de las AMP Web Stories, aplicando el mismo formato temporal que en el estándar Accelerated Mobile Pages (Páginas para Móviles Aceleradas), donde se podía encontrar, a través de búsquedas, información breve y concisa acompañada de alguna imagen.

Captura Web Stories CNN – Fuente: CNN Mobile Visual Stories

Sin embargo, ¿nos encontramos ante una ventaja diferencial respecto a las stories ya vistas, y mundialmente utilizadas? ¿O suponen la misma dinámica aplicada en otras plataformas sin algo nuevo que ofrecer? El enfoque asociado a las Google Web Stories es atraer un mayor volumen de tráfico a las páginas web, permitiendo la opción de aparecer en sitios como Google News o Google Discover. Además, el proceso de creación y gestión del formato es diferente a los modelos tradicionales a seguir, ¿cómo? Atento que te lo explicamos.

La base de creación de este tipo de stories reside en un plugin o aplicación de WordPress, el sistema de gestión de contenidos a través de la creación de páginas web. Podemos instalar el plugin Google Web Stories de código abierto en nuestro propio WordPress accediendo a la landing oficial, descargándonoslo e instalándolo en nuestra propia página (Plugins > Añadir nuevo). Una vez instalado y activado, solo tenemos que acceder a él a través del panel de usuario y comenzar el proceso de creación de nuestros stories.

Dashboard Google Web Stories – Fuente: WordPress Tavern

El aspecto de estos es similar al de otras plataformas, con un formato vertical, carrusel a modo de sucesión de fotos, gifs o vídeos y enfocado a dispositivos móviles. Se recomienda utilizar el tamaño 720 x 1280px, preferible para las Web Stories. Al contar con la mencionada tecnología AMP, su tiempo de carga es muy rápido y el consumo de datos mínimo.

El plugin de WordPress se compone de tres subsecciones:

- El dashboard o tablero (donde ver las diferentes stories creadas, editarlas, duplicarlas, eliminarlas o renombrarlas. También existe la opción ‘Explore Templates’, donde escoger una plantilla diseñada previamente para tus futuras publicaciones.

- All Stories: Listado con las diferentes stories creadas, además de información sobre su contenido, como fecha, autor de la publicación…

- Add new. Donde crear nuevas publicaciones. Ofrece una forma muy intuitiva de creación, similar a los formatos habituales. Entre sus opciones te permite clonar stories anteriores o embeberlos en los posts que elijas.

El momento de edición de stories se presta bastante adaptativo y sencillo, basado en capas compuestas por diferentes tipos de fuentes, tamaños, colores… permitiendo utilizar hasta 200 caracteres e incluir enlaces. Una vez finalizado el diseño de nuestra publicación, es recomendable hacer uso de la herramienta de validación AMP de Google, o el inspector de URLs  Google Search Console, para validar el storie, subsanar posibles errores y destacarlo en los resultados de búsqueda.

De esta forma, Google nos ofrece testear a través de diferentes plantillas predefinidas que nos sirvan de inspiración en el momento de crear contenido atractivo para nuestro público. También existe la opción de idear nuestras propias creatividades mediante el acceso a los vídeos y fotos que hayamos subido a la plataforma, o simplemente importando nuevos contenidos a la misma que ofrezcan valor a los usuarios. Además, las Google Web Stories permiten la aparición en módulos de Google como ‘Resultado único’, ‘Vista de cuadrícula’, 'Carrusel de noticias destacadas’ o ‘Imágenes’.

Google Web Stories (plantilla de edición) – Fuente: WordPress Tavern

Finalmente, al tratarse de una vía complementaria al trabajo SEO de nuestra web, el contenido creado en stories debe ser gestionado de un modo similar a cuando lo hacemos en nuestra propia página. Igual que a la hora de publicar contenidos en WordPress, es preferible incluir el título y texto alternativo (etiqueta alt) en la publicación con el propósito de las imágenes incorporadas, para así facilitar la comprensión de Google y los usuarios. Al ser de un formato parecido al de las stories normales, también es recomendable optar por realizar fotos y vídeos en formato retrato (vertical), así como escoger una fuente de tamaño grande para que los textos sean más visibles (mínimo 22 puntos).

Esta estrategia de posicionamiento se puede completar con la introducción de una ID de Google Analytics para poder trackear los resultados de nuestras stories y medir de esta forma su rendimiento web.

Google se suma a la carrera de las stories como un nuevo competidor en redes a la altura de veteranos como Instagram, Snapchat o la “reciente” Tik-Tok, apostando por la difusión de contenidos de consumo rápido, y efectivo.